El Municipio de Charcas nace según los historiadores con la llegada de Don Juan de Oñate, allá por el año de 1563, sin embargo, las crónicas religiosas plasmadas en antiguos documentos, hacen constar que en el Siglo XVI, la región de Charcas se encontraba habitada por indígenas salvajes nómadas, que venían de diferentes lugares sin contar con un nombre que los distinguiera, solo tenían en común su fiereza sanguinaria, al grado que se decía que en esta extensa zona habían asesinado a muchos hombres y mujeres pobladores del lugar, sin librarse los misioneros, de los cuales también dieron cuenta. Se dice que los barbaros abundaban en los caminos, por lo cual, la región fue considerada por los españoles como Frontera de Guerra.

 

 El nombre de Santa María de las Charcas, que los conquistadores impusieron de inicio al mineral, fue fundamentalmente en Honor de la Virgen María, y se le llamo Charcas en referencia a la región minera que se encuentra en Bolivia, por la similitud de características que dieron origen al yacimiento mineral. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar los señalamientos que afirman que hace muchos millones de años, en la época prehistórica, en la región que hoy se constituye el Municipio de Charcas, vivieron enormes animales como el Mamut, que describe las condiciones de vida desarrollada en esta zona, fósiles que continúan descubriéndose en la parte Norte del Municipio, donde las lagunas marginales y pantanos, seguramente servían de cementerios a estos mastodontes que hoy cumplen con la historia, ya que sus restos óseos y colmillos han sido utilizados para el estudio paleontológico de esta especie y se exhiben  en los museos y galerías dentro y fuera del País.

Se dice también, que la conquista y evangelización Española se extendía paso a paso hacia el Norte, encontrando una cruenta defensa de salvajes nómadas que se negaban a perder su libertad y a compartir el territorio con extraños, por lo cual, incendiaron el primer asentamiento Español levantado en Charcas Viejas, quemando las viviendas, la Iglesia y el propio Convento, luchando hasta hacer huir a los intrusos; Para 1574 ante la insistencia de los conquistadores y misioneros, se funda el actual Pueblo de Charcas, resistiendo un nuevo ataque de los hostiles Chichimecas y Guachichiles, logrando por fin en 1582 la paz, concentrando su fuerza Misionera y aculturadora en el Convento de San Francisco, extendiéndola hacia el Norte hasta formar las parroquias de Matehuala, Cedral y Catorce, teniendo como primer alcalde de Charcas a Francisco Ruiz. 

En 1685 y hasta 1689, Fray Martin de Urrizar Vicario y posteriormente Provincial de la gran región fundo el Convento de San Francisco en el actual Charcas e inició la construcción de la Iglesia a la que hoy asistimos, y Fray Jerónimo Martínez, termino la obra iniciada, aportando grandes agregados en ella, murió en Charcas donde fue sepultado. La fortuna y prosperidad del mineral de Charcas estaba marcado por la riqueza y bonanza de sus minas, suerte que impactaba directamente en el incremento o descenso en su población, condición que perdura hasta nuestros días. La actividad religiosa y misional, fue siempre en aumento, se sumaron a la construcción del Convento y de la Iglesia mencionados, la construcción de la Iglesia de Jesús Nazareno y la Capilla de la Virgen de la Soledad que albergaba a su propia cofradía, espléndida obra que aun en la Reforma conservaba un soberbio Altar Mayor construido en madera sobredorada, hoy equivocadamente remodelada, su historia se fortalece al perder su torre como consecuencia del impacto de un rayo.

Durante la Independencia de México, Charcas fue un gran escenario, pues acontecieron sucesos notables, como el del día 8 de Diciembre de 1810, cuando al frente de 2,000 hombre el caudillo José Mariano Jiménez paso por Charcas encontrándose en Matehuala con el Coronel Don Francisco Lanzagorta, poco tiempo después, del paso de Jiménez por Charcas, llego a la localidad el Cura Don Miguel Hidalgo y Costilla, acompañado de su ejército, el cual se encontraba desgastado pues había salido de Zacatecas en los primeros días del mes de Febrero de 1811 y fue pasando a marchas lentas por Ojo Caliente, La Hacienda del Carero, Salinas de Peñón Blanco, Hacienda de Cruces, Hacienda de Guanamé, El Venado y algunas otras haciendas.

Son muchas las leyendas surgidas sobre la caída de un meteorito en Charcas, la realidad nos lleva a los tiempos de la Colonia allá por el año1886, fecha en la cual se menciona y se describe la existencia de un gran fragmento de un Meteorito depositado en el Atrio de la parroquia, se afirma que medía un metro de alto, medio metro de espesor y tenía 780 kilogramos de peso, se decía que era parte de un cuerpo mayor que se había esparcido en la zona norte de Charcas y que la atractiva pieza por órdenes del Mariscal Bazainé fue recogida y enviada al Museo “Museum d’ Historie Naturalle”, en Paris Francia.

 El Mineral de Charcas trajo consigo la instalación de haciendas de beneficio, espacios en los cuales se beneficiaba el mineral, valga la expresión, es decir, se daba el tratamiento metalúrgico a base de amalgamas de Mercurio para la recuperación del Oro y Plata, destacando la Hacienda de San Francisco, por su infraestructura y su reconocido proceso de beneficio, la Góngora, El Refugio y La Luz. 

Notable fue la aparición del “Charolito” primer periódico publicado en Charcas en 1870, durando su publicación los años 1870 y 1871; para el año de 1901 se instalan las primeras líneas telefónicas uniéndola con la Capital del Estado, para el año 1904, se inauguró el tramo telefónico entre Charcas y la Estación de Ferrocarril de Los Charcos ahora Comunidad de Álvaro Obregón. 

Al paso de los años y aun respirando el duro rezago de la lucha de Independencia del País, llego la Revolución, nuevo escenario que comprometía la tranquilidad de la población Minera, el 17 de Junio de 1913, entran en la población una partida de rebeldes posesionándose de la ciudadela, quedando en manos de 22 forajidos que atendían las ordenes de un Secundino Navarro, no se sabe si eran revolucionarios o ladrones que aprovechaban “la bola”, para afectar la economía de los comerciantes y familias pudientes del lugar, sin embargo, después se dijo que formaban parte de las fuerzas revolucionarias del cabecilla Luis Gutiérrez, grupo que permaneció en Charcas hasta ser avisados de la aproximación de las Fuerzas Federales.

Tal y como se afirma en los contenidos históricos, en el año 1914 hubo un ataque frontal en la Estación del Ferrocarril de los Charcos, las partidas rebeldes de Eulalio Gutiérrez, Secundino Nieto y Matías Ramos, fueron derrotadas en la trágica noche del Martes 27 de Marzo de 1914, por fuerzas Federales al mando del afamado General García Conde.

 

Gracias a su desarrollo económico y demográfico el 22 de abril de 1928, el H. Congreso del Estado de San Luis Potosí, publico el Decreto No. 61, en el cual se otorgaba la categoría política de “Ciudad” para Charcas.